Steel Framing y su permanente evolución

Más allá de la gran variedad en sus aplicaciones para la construcción, el acero es un material cotidiano y versátil, que cada día encuentra nuevos y variados usos a partir del desarrollo de productos con propiedades mejoradas, formas diferentes, nuevas aleaciones y recubrimientos.

Entre esas posibilidades está el acero galvanizado, el eje fundamental que permite la ejecución de obras con Steel Framing (o Frame).

Se trata de un método constructivo ágil, versátil, liviano y flexible basado en un entramado de paneles compuestos por perfiles de acero galvanizado ampliamente utilizado alrededor del mundo.

De esta forma, se puede ejecutar cualquier tipo de construcción en seco de manera más económica, segura y confortable, con la máxima calidad, y sobre todo, su principal ventaja, la velocidad con la que se construye. En cuatro meses se puede tener una casa de dos plantas de 150 metros cuadrados.

A la hora de proyectar, no hay límites para las propuestas más actuales de estilos, mucho menos para viviendas clásicas.





AMIGO DE LA SUSTENTABILIDAD


En la actualidad, no es posible concebir un proyecto arquitectónico sin considerar el impacto que tendrá en el medio ambiente, no sólo durante el proceso constructivo sino también durante toda su vida útil y en la disposición final de los materiales.

Este y otros motivos hacen de este sistema un proyecto más sustentable y óptimo.

Ventajas del Sistema Steel Frame con el medio ambiente:

  • Posibilita construir una vivienda en una tercera parte del tiempo que lleva hacerla de cemento y ladrillos (sistema tradicional).

  • Puede ahorrar hasta un 40 por ciento de energía destinada a la climatización respecto a la construcción tradicional.

  • Brinda 2,5 veces más resistencia térmica una pared de 10 centímetros con lana de roca que una de mampostería de ladrillo común de 15 cm.




El mundo entero se inclina cada vez más hacía este sistema constructivo ya que brinda un abanico de ventajas con sus reconocidas propiedades y virtudes.

  1. Es sustentable. Aliado del medio ambiente; la mayoría de sus componentes son reciclables. Su capacidad de aislar el frío y el calor contribuye a la eficiencia energética y hace la vivienda apta para todo tipo de clima.

  2. Resulta flexible. Versátil al momento del diseño, se adapta a los más variados proyectos de construcción y ampliación. Interactúa con otros métodos y admite todo tipo de revestimientos.

  3. Eficiente. Optimiza todos los recursos intervinientes con mayor productividad de la mano de obra, sobre todo en construcciones paralelas, donde saca provecho de la estandarización de piezas y tareas.


FUENTE: La Voz del Interior

2 visualizaciones0 comentarios